Lección inaugural 2008, Dr. Manuel Ayau

New Media is Loading...
..
Cambiar vista de pantalla:
Dr. Manuel F. Ayau
14 de enero de 2008 | Universidad Francisco Marroquín | Duración:..
  • Normal
  • Large video
  • Large content
  • Full video
"testing":true, "rtmpconf":{ type:"flv", file:"mp4:ayauleccioninaugural/ayauleccioninaugural.mp4", baseUrl:wgScriptPath + "/extensions/player/", streamServer:'174.129.171.207/vod', width:"480", height:"360", config:{ showBrowserControls:false }, poster:"http://newmedia.ufm.edu/gsm/images/previewsNM/leccion_inaugural.jpg", controls:{ _timerStyle:"sides" } }
Loading...
Transcripción
  • Giancarlo Ibárgüen:   Muy buenos días.  Muy buenos días alumnos de la Universidad Francisco Marroquín, muy buenos días miembros del claustro, muy buenos días miembros del Comité de Fiduciarios, muy buenos días a nuestro rector fundador Manuel Ayau Cordón.
  •  Es un verdadero gusto tenerlos a todos acá y dar inicio protocolariamente a este ciclo académico 2008 en la Universidad Francisco Marroquín, que cariñosamente le llamamos "Casa de la Libertad".
  • Hoy es un día muy especial, porque no sólo contaremos con la lección inaugural de nuestro rector fundador que nos trae un mensaje que, creo yo, será bueno para ustedes y las generaciones futuras de alumnos de la Universidad, sino que también estaremos dando un doctorado a una de las personas que quizá más esté impulsando la libertad económica en los medios masivos, John Stossel. Creo que este día quedará grabado en nuestras memorias por mucho tiempo.
  • La Universidad Francisco Marroquín tiene un serio compromiso con la excelencia académica, tanto así como ustedes lo saben en  la página web de la Universidad, hacemos público ese compromiso de la excelencia académica con un documento que define la excelencia. 
  • Yo les quiero pedir, y lo insistiré cuando tenga la oportunidad de  platicarles en persona, a cada una de las facultades y a ustedes, que lean ese documento con mucho cuidado y que lo tengan siempre presente. Además, que también siempre tengan presente cuál es la misión de la Universidad, que es  la enseñanza y difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.
  • Ustedes van a encontrar a lo largo de sus estudios en la universidad, el compromiso que tiene esta casa de estudios con esa misión , y ojalá ustedes lleguen a formar parte de ella una vez salgan de sus aulas. Así que jóvenes les deseo éxitos en el 2008, lo mejor de lo mejor, y muchas gracias por acompañarnos hoy en la mañana. Tengan todos un buen día.
  • Pedro Trujillo:  Las lecciones inaugurales son eventos muy puntuales que se dan en los ciclos académicos, de hecho sólo se hace una vez, y que tienen un mensaje muy especial, porque de alguna manera transmiten la forma de ser, de pensar o de querer de la persona que lo hace. 
  • No siempre se tiene el placer de contar con el fundador de una institución, en este caso la Universidad Francisco Marroquín, para que él mismo pueda transmitir su forma de ver, de pensar, de querer, y su visión de cómo conformó y cómo logro este proyecto que es la Universidad Francisco Marroquín. Le damos la entrada al doctor Manuel Ayau, fundador y rector  emeritus de esta universidad. 
  • Miembros del Consejo de Fiduciarios, profesores y alumnos, bienvenidos. Cuando se dice que yo soy el fundador de la universidad es mucho decir, porque una institución como  éstas no las funda una persona. Fuimos un grupo grande, de 30 ó 40 personas, que gestionamos la fundación de esta universidad; pero a mí me agrada mucho que me llamen  rector fundador.
  • Están ustedes comenzando su vida adulta responsable en un mundo mejor que el que nos toco a nosotros, a las generaciones que los precedieron y que fundaron esta universidad. Además, pertenecen a una minoría de personas con la buena fortuna de poder obtener una educación universitaria que les abrirá muchas oportunidades en su vida.
  • Hoy hay muchas opciones educativas que antes no existían en Guatemala con variedad de carreras, para distintos intereses y presupuestos, accesibles para todos los bolsillos y becas para quienes no tienen suficientes fondos. No siempre fue así.
  • Hoy, la situación del país, si bien deja mucho que desear con la criminalidad y falta de oportunidades de trabajo, la situación es mucho mejor que la que existía en la época de la fundación de la Marroquín. Hace casi 40 años, cuando comenzamos a soñar con crear esta universidad, el mundo estaba inmerso en una guerra entre dos bloques: 
  • el socialista comunista, en el cual el Gobierno es dueño de las fábricas y las fincas y dirige todo lo demás; y el bloque libre capitalista, en el que la producción está en manos de personas particulares privadas; y la dirigen los consumidores a través de sus compras, con el único límite del respeto al igual derecho de los demás.
  • Aquella guerra llamada fría, pero en muchas partes era caliente, ocurría en muchos frentes a nivel mundial, pero los principales involucrados eran las dos grandes potencias de entonces, los Estados Unidos y la Unión Soviética, que evitaron el conflicto armado directo     entre ellos, en gran escala, por el temor a una destrucción total mutua, hecha posible porque ambas tenían arsenal de bombas atómicas. 
  • Los conflictos ocurrían en muchas partes del mundo, en movimientos subversivos dentro de algunos países como Guatemala, El Salvador, Nicaragua, en Centro América, Argentina, Cuba, África y otros. Ambas potencias apoyaban a sus partidarios en los diversos campos del conflicto, tanto el bélico declarado, como el movimiento subversivo de guerra violenta, y también en el campo intelectual en las universidades.
  •  La lucha ideológica en el campo intelectual y académico se inició mucho antes de la Guerra Fría, desde principios del siglo pasado, desde Inglaterra hasta Argentina, desde París a la China.
  • En esa lucha tuvo mucho éxito el socialismo comunismo, el cual se entronizó en todas las universidades del mundo, hasta práctica y literalmente excluir de las universidades la posición liberal capitalista basada en el respeto de los derechos individuales.
  •  El énfasis se daba en el derecho colectivo, social, que subordina el derecho individual a lo que los dirigentes políticos interpretan como el interés social. Recordemos que en la difusión de cualquier idea, influye su nombre, pues los nombres mismos sugieren actitud favorable o desfavorable, aceptación o rechazo. 
  • Socialismo es un nombre seductor, porque sugiere sociabilidad, ayuda, altruismo, sensibilidad y otras admirables características. En cambio, el liberalismo, Carlos Marx lo bautizó con el nombre de capitalismo, el cual pegó como herramienta de su lucha de clases porque suena a egoísmo, avaricia, despreocupación del propio. 
  • Conviene hacer ver que las razones de éxito de ese socialismo en el campo intelectual, curiosamente ocurría al mismo tiempo que fracasaba rotundamente introducir el bienestar económico prometido. Esas razones del fracaso aún no son generalmente conocidas, a pesar que, sin excepción, todos los países que practicaron el socialismo en distintos grados fracasaron en el grado que lo implementaron. 
  • Como nunca ha habido un país que sea capitalista o socialista, pues debemos entender que la gravedad de los fracasos o de los éxitos correspondió al grado de socialismo o liberalismo adoptado. No es mi intención el día de  hoy extenderme sobre la historia ante ustedes, menciono lo anterior para que sepan cómo estaba el mundo, incluyendo Guatemala, cuando comenzamos esta Universidad.
  • En aqu el ambiente en el que la agresividad del socialismo comunista era violento y despiadado y aunque nuestro afán era meramente educativo, apartado del campo político, nuestras vidas y fortunas estaban en peligro por las ideas que sosteníamos. Basta recordar que los guerrilleros terroristas de izquierda financiaban su violenta subversión aterrorizando y secuestrando, la forma más cruel de torturar a los seres queridos de una persona... los seres queridos del secuestrado, por supuesto, y ello para extorsionar dinero. 
  • Para apreciar el momento que vivíamos, basta recordar que víctimas de ese     terror fueron los asesinatos de dos miembros de nuestro Consejo de Fiduciarios y el hijo de otro director, y que en algunos actos públicos de graduaciones, por ejemplo, yo usé chaleco contra balas de bajo de la toga como precaución. 
  • Hoy día, hay violencia, pero es de otra índole no relacionada con ideologías ni fanatismo. Mencioné anteriormente que las razones del porqué un sistema socialista fracasa y uno de libertad tiene éxito son generalmente desconocidas. 
  • Y eso es importante que se conozca porque el progreso de país, la reducción de la pobreza, sólo podrá lograrse si se comprende cómo es que funciona una sociedad que respeta la conocida trilogía de derechos mencionados por David Hume; es decir la vida, la propiedad y los compromisos, los contratos. 
  • Si se comprende como función en la práctica un mundo basado en el respeto a esos derechos de las personas, no es probable la prosperidad, si no se respetan esos principios; no es probable la prosperidad pacífica, aunque estén disponibles los mejores científicos del mundo y se tengan abundantes recursos, porque simplemente no es cierto que cualquier sistema funciona.
  •  Muchos creen que cualquier sistema funciona si los dirigentes tienen buena voluntad, pero la historia demuestra que los grandes adelantos del mundo han ocurrido solamente donde ha florecido la libre inventiva e iniciativa de personas individuales. No basta que existan los conocimientos científicos y se conozcan prácticas de su aplicación.
  • Si un país los va aprovechar o no los va aprovechar, dependerá de las condiciones que prevalezcan del sistema de gobierno, del sistema económico del país y de la prevalencia de justicia. Una pequeña digresión, reconozcamos que en este mundo no hay nada perfecto, así que no se trata de sistemas perfectos de organización social,
  • sino de sistemas que se aproximan a modelos ideales que sabemos que son abstractos; de manera que cuando se describe un sistema de organización no debemos creer que se está pretendiendo perfección. Por ejemplo, cuando decimos en una economía que la oferta se equilibra con la demanda, ésa una manera de hablar, pues sabemos que siempre está en desequilibrio, tendiendo, pero solamente tendiendo al equilibrio. 
  • Cuando la persona establece sus prioridades escoge entre alternativas imperfectas, osea las menos imperfectas, no las ideales o las perfectas; lamentablemente, así es la vida, así es la realidad, y como nos recuerda el economista Thomas Sowell,  la realidad no es optativa. 
  • Como todas ya saben hay países prósperos en los que sus ciudadanos son más ricos y viven bien, así como también     hay países pobres, en los que su gente vive pobre y hasta miserablemente. Tambien     todos sabemos que toda persona normal y toda población desea la prosperidad. 
  • Todos deseamos prosperidad y tranquilidad en el sentido de no sentirnos amenazados, sabiendo que otros respetarán nuestra persona, nuestras posesiones y nuestra libertad; y no sólo para nosotros mismos, sino también para nuestros amigos y hasta para desconocidos, pues a nadie le interesa, ni le da placer ver gente pobre sufriendo.
  • Sabemos pues que la pobreza nadie la quiere, dicho de otro modo, el deseo de erradicar la pobreza es una intención que todos compartimos, por eso, es importante tener claro que la existencia de la pobreza no se debe falta de buenas intenciones;
  • y sin embargo, es la condición de la mayoría de la humanidad. Claro, siempre habrán algunos pícaros, pero aún ellos tienen interés en una sociedad próspera; aún los ladrones saben que pueden robar más en una sociedad próspera. 
  • La pobreza de los países tampoco se debe a falta de recursos naturales, pues algunos países no tienen mayores recursos como Singapur, Suiza y Japón; en cambio, otros países como algunos en África con abundantes recursos naturales, inclusive con abundante petróleo, son de los más pobres. 
  • Por tanto, es inevitable reconocer que la pobreza y la violencia son consecuencia del orden social, del sistema político económico que prevalece en el país y no de las personas que lo integran, que lo dirigen. Las democracias no funcionan de cualquier manera ni resuelven todos los problemas, solamente van hacer efectivas con el orden político  económico que conduce a la prosperidad. 
  • Nosotros los que fundamos esta universidad, tenemos la convicción que el único sistema que conduce a la prosperidad pacífica de los pueblos es el llamado libre, también conocido clásicamente como liberalismo o como economía de mercado o como capitalismo.
  •  Y creemos para lograr esa buena sociedad todo ciudadano, sea profesional o no, debe tener una clara noción y apreciar  cómo funciona económica y jurídicamente, y sobre todo, saber por qué es el único sistema ético, el único que respeta la dignidad de las personas. 
  • Pero si no se tiene idea, si no se comprende, si no se aprecia, no se puede adoptar, implementar y vivir; y en consecuencia, prevalecerá la pobreza y la ausencia de paz y tranquilidad. Especialmente creemos que todo ciudadano culto, profesional, sin importar la carrera que estudie o el gremio al que pertenezca, debe tener noción de cómo funciona la sociedad basada  en la libre y pacífica cooperación; y que ese conocimiento es indispensable para cualquier ciudadano responsable, indistintamente de su profesión y que es parte de lo que propiamente se llama educación y no simplemente entrenamiento profesional.
  • Por ello, todo graduado de la UFM deberá  tener una noción del fundamento ético, jurídico y económico en que se funda una sociedad libre. Lamentablemente, por razones ideológicas, ese conocimiento no sólo fue abandonado por la mayoría de universidades en todo el mundo, con poquísimas excepciones, por supuesto, 
  • sino que, en su ignorancia lo caricaturizan, lo ridiculizan, distorsionan, y se combate emotivamente, hasta deshonestamente y con el hígado. La consecuencia de esa hostilidad tampoco es optativa, no podemos evadirla, está a la vista, es la pobreza. 
  • Y principalmente para contribuir a erradicar ese error, para educar y no solamente entrenarlos en su profesión u oficio, se fundó ésta universidad. Todo lo que he mencionado es importante que ustedes sepan qué es lo que nosotros entendemos por una sociedad libre y en qué difiere de lo que no enseñan y sostienen en otras instituciones que se presentan como objetivas.
  • Nosotros queremos que sepan cómo pensamos y por ello, publicamos el ideario de la Universidad Francisco Marroquín y el discurso que pronuncié cuando la inauguramos, documentos que ustedes deberán leer para saber dónde están. 
  • Entendemos como sociedad libre aquélla, donde se respetan los derechos individuales, donde las personas pueden libremente escoger lo que creen, dicen y hacen, en tanto no violen los iguales derechos de los demás, en sociedades en las que nadie goza de privilegios, cualquier otra que tenga los medios y la oportunidad, no pueda disfrutar.
  •  Es importante no olvidar que la libertad tampoco es absoluta, porque nadie puede tener libertad de privar a otros de su libertad y de sus derechos. Esos derechos iguales para todos, son el límite de la libertad individual.
  •  Y para protegerlos es que la gente establece gobiernos. Lamentablemente, los gobiernos han degenerado y se han convertido en un aparato de poder burocrático que todos pretenden usar para satisfacer sus intereses a costillas de los demás y con la excusa de proteger intereses generales. 
  • Se subordinan los derechos individuales, olvidando que es de interés primordial de todos los miembros de la sociedad que se protejan esos derechos. 
  • Hay que diferenciar que es muy distinto, igualdad de derechos que igualdad de oportunidades. Igualdad de oportunidades es imposible, las oportunidades dependen de factores fuera del control social, humano, algunos heredados, como son los genes con los que se nace, la apariencia física que se hereda, la personalidad, la época y lugar de nacimiento, el cariño de sus padres, la fortuna de sus padres y sobre todo la suerte.
  • Pero más determinante es que la igualdad de oportunidades implica la desigualdad de trato por parte de la ley, para darle a unos que tienen pocas ventajas y quitarle a otros que tienen más ventaja. Eso implica tratar a la gente de forma distinta, implica discriminación, anula la igualdad ante la ley. 
  • No se necesita un profundo análisis para apreciar que si el Gobierno, y por Gobierno quiero decir la legislación, el poder judicial, la policía, etc., es efectivo en proteger los derechos de las personas, la gente podrá vivir segura, tranquila y productivamente. Lamentablemente, no es igualmente claro ver cómo la prosperidad y la disminución de la pobreza también son consecuencias de la protección de los derechos individuales. 
  • Pero reflexionen, cuando la única opción que tiene la gente, es la colaboración pacifica, porque el Gobierno es efectivo en proteger los derechos de todo, ocurre lo que llamamos economía de mercado. Un mercado es por definición el conjunto de transacciones, de intercambios pacíficos, libremente consentidos.
  •  Esto es lo que ocurre si el Gobierno es efectivo en proteger los derechos de los individuos. No es un invento el mercado, es un efecto de la protección de los derechos individuales. 
  • Si los intercambios no son libremente consentidos, sino por la fuerza o la amenaza o el engaño, esos intercambios, por definición no son de mercado; entonces, cuando todos disfrutan de libertad ocurre que todos se tendrán que esmerar en servir a los demás, en producir lo que los  demás desean, pues si no los demás simplemente lo ignorarán, comprando sus servicios y haciendo tratos o negocios  con otros. 
  • Bajo un régimen de libertad, prevalece el incentivo para servir y satisfacer deseos ajenos, el cual es el incentivo más fuerte que puede haber, el interés propio. Y como en un mercado siempre hay opciones que compiten en servir al prójimo, en miles de maneras, todos se esmerarán en aportar lo suyo al bienestar ajeno.
  • No puedo imaginarme un sistema que incentive a todos para esmerarse tanto a mejorar a los demás, de acuerdo con las prioridades, gustos y capacidad de compra de los demás y no de las propias. Ciertamente, no lo hacen por caridad, sino por interés propio.
  • La caridad la hacemos aparte, con otros motivos, otros criterios, otras prioridades, distintos a los económicos. Los negocios no son para hacer caridad, sino para usar los recursos para enriquecer a la sociedad. 
  • En lo que concierne a lo económico, no importa que el incentivo sea el interés propio de cada quien, pues lo que importan es lo que hacen para el bienestar ajeno y no por qué lo hacen. Además el interés propio no niega la virtud, es un mandamiento bíblico que dice,  amarás a Dios y al prójimo como a ti mismo. 
  • En esas circunstancias todos somos en nuestra capacidad de consumidores quiénes determinábamos qué se ha de producir, con cuáles recursos, cuánto de cada cosa, de qué calidad queremos pagar, cuánto y quiénes han de producirlos. 
  • Por ejemplo, si quieren comprar un automóvil, visitan las distintas agencias de automóvil y escogen uno; no quiero hacer comerciales pero tengo que nombrar alguno, entonces voy a nombrar Toyota, digamos que escogen un Toyota, y  le dicen al de la tienda,  se lo compro, aquí está mi dinero, que es el  fruto de mi trabajo honrado, dinero legítimamente, mi propiedad privada.
  • El carro es su propiedad privada y vamos a hacer negocio, vamos intercambiar títulos de propiedad,  aquí está mi título de propiedad de este dinero,  uno no tiene título, pero se entiende que es de uno,  sino debería estar en la cárcel.
  • Aquí está mi dinero, ahora yo quiero su carro, yo soy el propietario del carro ahora y usted es el propietario de mi dinero. Es un intercambio de derechos de propiedad.
  • Ustedes no escogieron un Chevrolet o un Cadillac, escogieron el Toyota. Entonces ¿qué hace el que distribuye Toyota? Saca el carro del inventario y pide otro a Japón, y ¿qué hace el de Japón?, fabrica otro Toyota.
  •  ¿Quién dió la orden de fabricación de ese Toyota? Usted que compró el carro. Ustedes no tenían idea que eran tan poderosos. Pero efectivamente, es el consumidor, el que dice qué se va a producir, cuánto de eso se va a producir, dónde se va a producir, quién lo va a producir, quién se va hacer rico en el grado que beneficie a la sociedad. 
  • Qué, cuándo, quiénes, etc., lo determinamos cuando decidimos lo que a cambio de nuestros servicios profesionales o a cambio de nuestros recursos podemos escoger. Pero obviamente, sólo podemos escoger dentro del límite que otros, también  libremente, están dispuestos a ofrecernos, al demandar lo que podemos y queremos adquirir, al ofrecer lo que otros desean y pueden adquirir surgen espontáneamente con milagro, los precios;
  • los cuales, expresados en dinero nos informan y facilitan los intercambios. Eso es lo que se entiende por la famosa ley de oferta y demanda. En el mercado siempre se tenderá a aproximarse a un equilibrio, porque simplemente nadie va a usar recursos para producir lo que no puede vender y nadie vende lo que los otros no quieren comprar. 
  • De manera, que por esas razones, siempre se va a tender a que se produzca lo que realmente  la gente puede comprar. En esa forma los recursos de la sociedad se dirigen a las prioridades de todos, y de acuerdo con que aporta cada quien al bienestar de los demás; el desperdicio es mínimo porque corre a costillas de quien toma las decisiones;
  • en contraste con el Gobierno, las decisiones se toman con dinero del pueblo y si no resultó bien la cosa, simplemente se pide más y más, y de todas maneras  puede que se tenga resultado o puede que no; pero no corren por cuenta de quien toma la desición, y ése es el factor que más influya a la eficiencia de una sociedad basada en los derechos individuales. 
  • En cada intercambio las dos personas ganan, se enriquecen, porque de lo contrario nadie intercambiaría, sino trataría de ser autosuficiente. Afortunadamente, la división del trabajo permite que todos economicen tiempo y recursos en la satisfacción de sus necesidades. 
  • Lo admirable es que quien gana más es quién más enriquece a los demás, y todos somos quienes decidimos quiénes se enriquecerán más que otros en una sociedad libre, y solamente en una sociedad libre, las diferencias de riquezas no son a costillas de quienes ganan menos, de los pobres, sino son consecuencia de que unos se enriquecieron más que otros porque aportaron más al bienestar ajeno.
  • En resumen, en una sociedad donde se protegen los derechos individuales, la economía funciona para el mayor beneficio social, la asignación de recursos es eficiente y somos todos quienes a través de nuestras demandas, planificamos la producción. 
  • No hay planificación coercitiva, pues toda la planificación es voluntaria, personal, coordinada por el sistema de precios, no me puedo imaginar un sistema más eficiente, justo, ético y democrático.
  •  Pero lo más importante es que el respeto a los derechos de cada persona, los derechos individuales, es la manifestación de nuestro aprecio por su dignidad.
  • Pues bien, sean ustedes bienvenidos, disfruten sus estudios, busquen la excelencia en su profesión, gocen sus nuevas amistades y prepárense para hacer de Guatemala un país próspero, pacífico y libre. Suerte.  Muchas Gracias.
Contenido
  • Créditos iniciales
  • Bienvenida a los alumnos
  • Créditos finales
Marcar segmento
begin
end
play

Copy and paste this link to an email or instant message
[Hide]Right click this link and add to bookmarks:


Acerca de este video
Acerca del autor

Para dar inicio a las actividades académicas del presente año, el Dr. Manuel F. Ayau dictó la lección inaugural dando la bienvenida a estudiantes de la UFM.  En su discurso, habla del privilegio que representa el poder obtener una carrera universitaria llena de oportunidades.  Comenta acerca de antecedentes históricos, contexto político y razones que motivaron la creación de la Universidad Francisco Marroquín, que basa sus enseñanzas en la difusión de los principios éticos, jurídicos y económicos de una sociedad de personas libres y responsables.

 
 
 



Créditos

Lección inaugural
Dr. Manuel F. Ayau

Auditorio Juan Bautista Gutiérrez
Universidad Francisco Marroquín
Guatemala, 14 de enero de 2008

Una producción de New Media - UFM.  Guatemala, enero de 2008
Cámara: Rebeca Zuñiga, Manuel Alvarez; edición digital: Claudia de Obregón; análisis de contenido y sinopsis: Eugenia Aldana; transcripción: Gabriela Valverde; publicación: Mario Pivaral


Imagen: cc.jpgThis work is licensed under a Creative Commons 3.0 License
Este trabajo ha sido registrado con una licencia Creative Commons 3.0

Dr. Manuel F. Ayau

Manuel F. Ayau
El Dr. Manuel F. Ayau (1925-2010) fue fundador del Centro de Estudios Económico-Sociales y primer rector de la Universidad Francisco Marroquín; miembro del Consejo Directivo de Liberty Fund y directivo de Foundation for Economic Education (FEE). También, escribió varias obras, entre ellas: Cómo mejorar el nivel de vida, De Robinson Crusoe a Viernes, El comercio, La década perdida, El proceso económico, No tenemos que seguir siendo pobres para siempre y Un juego que no suma cero; fue columnista de The Wall Street Journal y del diario guatemalteco Prensa Libre.

Fuente: www.muso.ufm.edu
Última actualización: 03/08/2010

11294 visitas
0 comentarios |
Vídeos relacionados
 
Comentarios
Selección del editor
No hay comentarios en esta sección.
No hay comentarios en esta sección.
 

Universidad Francisco Marroquín
6 Calle final, zona 10 Guatemala
Guatemala 01010

NewMedia UFM es un proyecto de
Universidad Francisco Marroquín

El contenido de este sitio está bajo
licencia de Creative Commons
Diseño Web: 2001 - 2014 New Media, UFM

The content of this site is licensed under Creative Commons